Nota - Volkswagen Bora Highline 1.9 TDI 115 CV.

Fichas técnicas, datos oficiales extraídos del sitio de VW Argentina y otras webs.
Gastos generales del Bora/Jetta comunicados por los socios, etc.
Este foro está patrocinado por: EAOL

Keywords: Consumo | Patente | Seguros

Moderador: ColaBORAdores

Nota - Volkswagen Bora Highline 1.9 TDI 115 CV.

Notapor BORA-Club » 27 Feb 2013, 14:49

16 / 10 / 2002.


Volkswagen Bora Highline 1.9 TDI 115 CV.


Con la incorporación del motor TDI de 115 CV y la caja de seis velocidades, el Volkswagen Bora se sitúa en lo más alto de la categoría. Gracias a la nueva mecánica logra unas prestaciones brillantes con un consumo mínimo y ofrece notable comodidad de marcha, pero su precio resulta excesivamente elevado.
El incremento de potencia de los motores Diesel parece no tener límites. Al menos para los que fabrica el Grupo Volkswagen. Desde que llegó el famoso y reconocido TDI de 90 CV, las carreteras europeas han ido "plagándose" de modelos equipados con esta mecánica de las respectivas marcas que pertenecen al gigante alemán. Al poco tiempo de conocerse sus excelencias, esta motorización recibió unas mejoras que permitieron incrementar la potencia a 110 CV y el par de forma significativa sin que se resintieran los consumos. Ahora Volkswagen "da una vuelta de tuerca" al TDI incorporando también en algunos de sus modelos una actualización de esta mecánica con 115 CV, que resulta "más limpia" y una vez más vuelve a superar las cifras de potencia y par anunciadas, además de mejorar los consumos respecto a las ediciones anteriores.
Este motor, que ya habíamos probado anteriormente en el Passat, ha recibido algunas modificaciones reseñables, como son el empleo de inyectores-bomba, sin tuberías intermedias, que permiten trabajar con presiones más elevadas, de forma que se logra una combustión más eficiente; permite un nivel de emisiones contaminantes mucho más bajo (cumple con la norma EU3, que permanecerá vigente hasta el año 2005) y se obtienen unos consumos de combustible prácticamente inalterados. Las mejoras no sólo intervienen en el apartado de la inyección, también se han cambiado los pistones, se ha modificado el árbol de levas y se han reforzado el cigüeñal, la correa de distribución y el embrague, que ahora recibe un disco de mayor diámetro para soportar el incremento de par.
Respecto a la versión de 110 CV, aumenta el par en más de 5 mkg, pasando de 24 mkg a 29,1 mkg al mismo régimen, es decir, a 1.900 rpm. Esta evolución del motor, unida a la incorporación de una caja de cambios de seis velocidades capaz de soportar el tremendo par, convierte al Bora 115 en un auténtico "devorador" de kilómetros, pues permite viajar a buen ritmo con unos consumos realmente increíbles, que no superan los 7,5 litros por mucho que se pise el acelerador.
Pero tan destacables son los consumos como las prestaciones. Y es que en las mediciones realizadas hemos obtenido unos valores dignos de mención: aceleración de 0 a 100 km/h en 9,75 s; el kilómetro con salida parada en poco más de 31 s, unas recuperaciones que dejan en ridículo a muchos modelos de superior potencia y cilindrada, y unas cifras de adelantamiento mejores que las de algunos deportivos.
Los diseñadores de Volkswagen han querido transmitir una imagen bastante diferenciada respecto al Golf, y por ello han recurrido a un frontal con un aspecto más exclusivo en el que los faros y el capó reciben mayor protagonismo. También el interior responde a un estilo más elegante y selecto, manteniendo la disposición de los mandos e instrumentos. Se ha realzado el salpicadero con unas inserciones de madera en la consola central y en los paneles de las puertas y ha sido equipado con algunos elementos de lujo y funcionalidad, como el limpiaparabrisas automático, retrovisor interior fotosensible, sistema de control de tracción, ordenador de viaje, check control o los dos asientos delanteros con regulación en altura. No obstante, resulta sorprendente que en un modelo que pretende situarse entre los elegidos y que tiene un precio muy elevado, el climatizador automático o el control de estabilidad sean elementos opcionales. Lo que sí ofrece es un excelente puesto de conducción, en el que se pueden regular la altura del asiento y la distancia e inclinación del volante.
En la conducción habitual se ponen de manifiesto estos datos con sólo recorrer una corta distancia: el motor sube de vueltas con una facilidad pasmosa y las marchas se acaban en seguida, y eso que tiene seis. Tanto es así, que obliga a cambiar con rapidez si queremos sacar el máximo partido del propulsor, pero esta operación no plantea el más mínimo problema, pues la precisión y suavidad de la palanca de cambios son superiores a las de la caja de cinco relaciones.
Los desarrollos elegidos pueden parecer largos sobre el papel, en especial las cuatro relaciones más largas, pero lo cierto es que este motor lo admite prácticamente todo. A partir de 1.500 rpm ya se dispone de una cifra de par destacable, logrando unas recuperaciones excelentes. También el margen de utilización es amplio para un Diesel, situado entre 1.500 y 4.000 rpm, aunque no es recomendable pasar de esta barrera, pues, a partir de aquí, el empuje decae con bastante celeridad.
A diferencia de otros modelos que incorporan la misma mecánica, hemos percibido en el Bora un mayor nivel de ruido y vibraciones. Éstas no llegan a ser molestas, pero se transmiten con facilidad a los pedales, sobre todo al ralentí o cuando el motor se encuentra girando a alto régimen. El comportamiento dinámico del Bora no difiere mucho del resto de los modelos de la marca de similar potencia. Las suspensiones resultan cómodas para una utilización tranquila, pero no logran transmitir plena confianza para las prestaciones que es capaz de lograr el TDI de 115 CV.
La carrocería oscila suavemente en las curvas, provocando un cierto cabeceo del tren delantero que no tiene importantes consecuencias, pero que resta sensación de precisión cuando se recorren los primeros tramos virados, dando la sensación de que el coche se encuentra algo "suelto". Una vez que se abordan unos cuantos virajes va aumentando la confianza y se puede comprobar que no ha problema para enlazarlos con decisión, pues las ruedas se apoyan con fuerza sobre el asfalto en todo momento. Sus frenos no plantean dificultad para detener el conjunto en pocos metros, pero pierden algo de eficacia ante un uso prolongado.
Como suele ser habitual en el segmento de los compactos de tres volúmenes, las plazas posteriores no destacan por disponer de mucho espacio para las piernas, pero los asientos son cómodos y cuentan con reposabrazos central abatible. Lo mismo ocurre con el acceso para la carga del maletero, de excelente capacidad, pero insuficiente boca de carga. En caso de necesidad pueden ser abatidos los asientos posteriores, con función de bloqueo mediante cerradura para evitar su apertura desde el interior. El equipamiento que ofrece de serie es bastante completo, pero el elevado precio de esta variante -disponible únicamente en acabado Highline- hace que nos planteemos la opción de subir de categoría, aunque tengamos que renunciar a algo de equipamiento. Un claro ejemplo de ello es el Passat, que, con idéntica mecánica en acabado Comfortline, cuesta 80.000 pesetas menos. Aunque sobre gustos…


Imagen

Imagen

Imagen

Imagen

Imagen



Fuente: Autopista.es - http://www.autopista.es
Avatar de Usuario
BORA-Club
ADMIN
ADMIN
 
Mensajes: 412
Registrado: 14 Jun 2007, 21:44

Volver a Datos Generales del auto | Seguros | Patentes

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 2 invitados