Nota - Volkswagen Bora 2.8 V6 4Motion.

Fichas técnicas, datos oficiales extraídos del sitio de VW Argentina y otras webs.
Gastos generales del Bora/Jetta comunicados por los socios, etc.
Este foro está patrocinado por: EAOL

Keywords: Consumo | Patente | Seguros

Moderador: ColaBORAdores

Nota - Volkswagen Bora 2.8 V6 4Motion.

Notapor BORA-Club » 27 Feb 2013, 14:50

21 / 10 / 2002.


Volkswagen Bora 2.8 V6 4Motion.


Con la adopción de la mecánica de 6 cilindros en V y 204 CV, acompañada de la tracción total y un grado de equipamiento sumamente elevado, esta versión se sitúa en lo más alto de la gama y viene a competir con modelos de categorías superiores en aspectos como confort y prestaciones.

La capacidad de aceleración es excelente. Su tiempo en los mil metros con salida parada está en 29 segundos justos y las recuperaciones también resultan rapidísimas. No debemos olvidar que la tracción total siempre representa un lastre al enfrentarse contra el cronómetro, lastre que en este caso supera la tonelada y media. Lógicamente, esas cualidades dinámicas tienen su contrapartida a la hora de pasar por el surtidor, especialmente en los recorridos urbanos, donde el peso resulta un factor determinante y romper las inercias se paga con unos consumos algo más elevados de lo que suele ser habitual.
También en carretera los cambios de ritmo y los cruceros elevados tienen una consecuencia directa en el depósito de combustible, aunque siempre que mantengamos cruceros legales las cifras pueden mantenerse en unos márgenes relativamente moderados.
Si en el apartado mecánico el Bora no decepciona en absoluto, todavía nos queda lo mejor. La configuración del bastidor, sus cuatro ruedas motrices y los dispositivos electrónicos de ayuda a la conducción se encargan de mantener bajo control los 204 CV prácticamente en toda circunstancia y casi con independencia de las habilidades del conductor. Equipado con el denominado tren de rodaje deportivo el Bora ofrece un aplomo en recta y curva rápida excepcionales. La dirección transmite una precisión de trayectoria milimétrica y el conductor percibe en todo momento una agradable sensación de control. Cuando el asfalto se vuelve irregular las reacciones se mantienen impertérritas. Las irregularidades son perfectamente absorbidas y la precisión se mantiene prácticamente invariada.
Sobre firme deslizante, las «alegrías» con el acelerador son absorbidas por el eficaz control de tracción incorporado al sistema Haldex de tracción total y los pequeños errores de apreciación son corregidos por el control electrónico de estabilidad que se incorpora como dotación de serie para esta versión. La verdad es que el conjunto presenta una homogeneidad en los resultados dinámicos encomiable.
No todo puede ser perfecto y si hay un reproche que hacerle al Bora V6 este es su habitabilidad posterior que, en el caso que nos ocupa, equipado con los asientos de cuero, limita el espacio para los ocupantes, sobre todo en lo que se refiere a espacio para las piernas. Tampoco podemos dejar pasar por alto su precio que, aunque justificado por su configuración y equipamiento, no deja de ser una cifra alta para la categoría en la que milita. La exclusividad que representa esta versión es un factor a tener en cuenta, pero éste no sabrán valorarlo todos los usuarios que, en muchos casos pueden pensar en modelos de mayor tamaño, a la hora de tomar la decisión de compra.


Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen


Limitado hasta ahora a los 150 CV de la versión V5 de 2,3 litros, al VW Bora le faltaba una motorización que le permitiera compensar en potencia lo que otros teóricos rivales -léase BMW Serie 3- aportaban en capacidad de representación. La incorporación de la mecánica de 2,8 litros de seis cilindros en V y 204 CV le permiten ofrecer unas cualidades dinámicas de primer orden y el refinamiento y distinción que este tipo de motores atesoran. Pero los responsables de marketing, conscientes de su inferioridad en cuanto a tradición en la categoría de las berlinas de representación, no se han parado simplemente en el motor. La adopción del V6 trae aparejada una caja de cambios de seis marchas, sistema Haldex de tracción integral y un equipamiento de serie digno de una berlina lujo.
El resultado es un automóvil extraordinariamente agradable de conducir que transmite una sensación de calidad y un refinamiento general muy elevados. Nuestra unidad de pruebas incorporaba además la opción de tapicería de cuero que incluye unos asientos Recaro perfectos, tanto en lo que se refiere a confort, como a eficacia gracias a su configuración, que proporciona una sujeción lateral notable.
El volante, la palanca de cambios y el freno de mano también tapizados en cuero y los indicadores de la instrumentación con sus contornos fileteados en aluminio se encargan de distinguir visualmente esta versión de sus hermanos de gama.
Al volante, se percibe desde el primer momento el ambicioso objetivo buscado. La rumorosidad es mínima, el tacto de todos los mandos excelente y la calidad de rodadura de primer orden. La postura al volante, facilitada por las múltiples regulaciones de asientos y volante -altura y profundidad-, es muy buena y apta para un amplio margen de estaturas. El accionamiento del cambio resulta bastante preciso aunque la rapidez no es la mejor virtud de la timonería por cable. Una vez en marcha se pone claramente de manifiesto el poderío del seis en V cuya respuesta a bajo régimen es deliciosa, también hay que decirlo, respaldado por la caja de cambios de seis marchas que nos permite mantenerlo siempre en la «zona buena». Las cifras de prestaciones obtenidas son el mejor juez de tales afirmaciones.



Fuente: Autopista.es - http://www.autopista.es
Avatar de Usuario
BORA-Club
ADMIN
ADMIN
 
Mensajes: 414
Registrado: 14 Jun 2007, 21:44

Volver a Datos Generales del auto | Seguros | Patentes

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: Google [Bot] y 2 invitados